DESCUBRE TU
ELEMENTO

Uno de los secretos fundamentales para dejar un legado

por IVÁN VIVAS

Uno de mis libros favoritos (el cual ampliamente recomiendo) se llama El Elemento, de Ken Robinson. En él, se desglosan varios ejemplos inspiradores de personas que le dieron un giro a su vida y eligieron vivir de su pasión.

Antes que nada, quiero empezar diciendo que aunque este post necesariamente habla de emprender una pasión, no es excluyente con quienes son empleados – asalariados. Estoy convencido que ser empleado también es un estilo de vida. La maravillosa experiencia de ser empleado, cobra sentido cuando lo hacemos en una empresa que anhelamos, haciendo lo que siempre soñamos e impactando positivamente el entorno desde nuestras habilidades.

Bien, enfrentar el dilema existencial de quién me llorará cuando muera, empieza a esclarecerse con la identificación del elemento, que no es otras más que descubrir mi vocación. Y no es una locura dedicarse a ella, locura es pasar toda tu vida haciendo lo que no te gusta y a puertas de tu vejez suspirar diciendo que te hubiese encantado vivir más para ser la persona que hubieras querido ser. 

Aunque hay miles de estilos de vida diferentes, como millones de personas en el mundo; hay ciertos momentos de nuestra vida que caemos en la tan llamada ‘crisis existencial’, ¿de verdad soy feliz con quién estoy, haciendo lo que hago, dónde lo hago? ¿cómo puedo inyectarle significado a mi vida? ¿cómo puedo contribuir y ser importante en mi trabajo? ¿cómo puedo hacer mi vida más sencilla para poder disfrutarla?

Y la respuesta a todas estas preguntas es: Identifica quién eres.

«…hay ciertos momentos de nuestra vida que caemos en crisis existencial, ¿de verdad soy feliz con quién estoy, haciendo lo que hago, dónde lo hago? ¿cómo puedo inyectarlo significado a mi vida? ¿cómo puedo contribuir y ser importante en mi trabajo? ¿cómo puedo hacer mi vida más sencilla para poder disfrutarla?».

La mejor manera de saber quién eres es, identificando quién deseas ser, pues este, es el deseo de tu alma que anhela manifestarse en tu experiencia de vida durante tu estadía en este plano. Cuando identificas quién eres, la siguiente pregunta es, ¿Lo qué hago actualmente se conecta con lo que soy? Y probablemente te encontrarás con la incoherencia y por consiguiente, con la razón de tu insatisfacción en la vida. Pues el ‘deber ser’ para disfrutar una vida placentera radica en la ecuación SER > HACER > TENER. El lío es que much@s se quedan en el HACER y el TENER.

Soy un pleno convencido de que todos tenemos talentos especiales y dones que explotar. Lo único que hace falta es encontrar un «para qué» que valga la pena para manifestarse.

Encontrar mi elemento o vocación, no significa necesariamente que tengas que renunciar a tu trabajo. Necesariamente significa que requieres aportar más valor de ti mismo a ese trabajo que te gusta y enfocarte en aquello que haces mejor. Y así de esta manera, dejas de esperar que tu jefe o compañeros de trabajo reconozcan tu labor. Tú lo haces porque te apasiona y porque eres el mejor.

La fórmula planteada en «El elemento» para poder identificar tu vocación es: Aptitudes naturales + Inclinaciones personales = Zona de Elemento.

Cuando una persona ha encontrado su Elemento hace lo que le gusta y al hacerlo se siente realmente ella misma: el tiempo transcurre de manera diferente y se siente más viva, más centrada y llena de vida que en cualquier otro momento. Cuando una persona está en su Elemento establece contacto con algo fundamental para su sentido de la identidad, sus objetivos y su bienestar. Experimenta quién es realmente y qué debe hacer con su vida.

Próximamente publicaré una herramienta que te permitirá de forma más precisa, identificar tu elemento.

Y Recuerda: Te vas a morir, ¿qué vas a hacer al respecto?👇

23 lecturas

Sígueme e interactúa con mi contenido en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *