SOY EXTRAORDINARIO Y SE DEBERÍA ESCRIBIR UNA BIOGRAFÍA SOBRE MÍ

Si de verdad, quieres ver cómo son las personas en realidad, lo único que debes hacer es mirar.

por IVÁN VIVAS

¿Crees tú que esta podría ser tu frase? ¿Qué sientes al leerla? Porque aquí te va: No sé quién eres o hacia dónde vas, a decir verdad no sé quien esté leyendo este post pero estoy seguro de algo, y es que: creo profundamente que mereces que se escriba una biografía sobre ti.

Algunos pueden llamarle ego, arrogancia o prepotencia pero, acaso ¿sólo las figuras públicas merecen una biografía? ¿sólo los ‘exitosos’ merecen escribir un libro? y digo ‘exitoso’ porque el concepto de éxito es bastante relativo y difiero de cómo lo ven hoy mucha gente: llegar lejos en tus sueños, tener familia, dinero, trabajo, etc. No, creo que eso no es éxito, pero es tema de otro post. Continuo…

Haz un pare en este momento y quiero que seas consciente de lo siguiente: ¿has estado alguna vez quebrado o sin dinero? ¿alguna vez no tuviste donde dormir? ¿se ha muerto tu papá o mamá? ¿has sido obeso o estado en sobrepeso? ¿padeciste algún trastorno mental o físico? ¿tienes una enfermedad grave y estás leyendo este post? ¿superaste un duelo que a lo mejor casi te lleva a a morir? ¿has perdido un hijo? ¿has emprendido y fracasado en tus proyectos? ¿creciste con padres separados y anhelabas el amor de ambos? ¿no conociste a tu papá o a tu mamá? Algunas preguntas por no ir más profundo… Pues esto es lo que pienso: Eres extraordinario y que huev@s los que tuviste para superarlo. 

Muchas de las personas con las que llevo procesos de coaching llegan a mí diciendo que sufren una depresión (que a veces ni siquiera es diganosticada) y luego de un tiempo de trabajar, me encuentro con que en realidad faltaba reconocimiento, faltaba abrir la puerta del alma a través de hablar y contar sus historias, sentirse escuchad@ y amado. Algunos se autodiagnostican enfermos cuando en realidad lo que requieren es sentirse escuchados. Recuerda que tu cuerpo somatiza tus emociones. Ahora bien, por el simple hecho de seguir con vida luego de ese fiasco ¿no merece eso un puto reconocimiento?

«Algunos se autodiagnostican enfermos cuando en realidad lo que requieren es sentirse escuchados. Recuerda que tu cuerpo somatiza tus emociones. Ahora bien, por el simple hecho de seguir tu vida ¿no merece eso un puto reconocimiento?»

Para reconocerte sólo basta con que recuerdes de dónde vienes y cómo ha sido tu progreso. Los seres humanos ansiamos de manera innata la evolución. Es por esta razón que, creo firmemente que tú deseas ser mejor hoy de lo que fuiste ayer. Recordar de dónde vienes te da la oportunidad de honrar tu pasado y afianzar la creencia de que eres la/el mejor y has hecho las cosas de forma extraordinaria.

El reconocimiento no es más que distinguir o identificar a una persona o una cosa entre varias por una serie de características propias. Si esto es así, ¿por qué no hacerlo constantemente conmigo mismo? Resulta difícil reconocer mi historia y lo que hoy en día he logrado. Y ello es porque mi sentido de merecimiento no está activado y no es más que una manifestación de la escasez que llevo dentro. Y lo peor es que, probablemente también te cueste reconocer a otros y accedes a la adulación, que no es más que un elogio barato para lucir bien.

Para activar tu sentido de reconocimiento, requieres conectar con tu historia de vida y sobre todo con quién eres. ¿No sabes? La mejor forma de definir quien eres es definiendo quién deseas SER. Esto te dará el súper poder de identificar que aunque todos los seres humanos SOMOS UNO, no somos común y corriente, no somos ordinarios, somos extraordinarios. Y luego, modificar tu pensamiento promotor que hoy no te permite darte reconocimiento. ¿La manera? Invierte el pensar, hablar y actuar; por el actuar, hablar, pensar. En pocas palabras, ¿Cómo se comporta un ser humano extraordinario? Y empieza a hacerlo.

Después de todo, estoy seguro que no soy tan común. Y tú tampoco. Quizá si supiéramos lo que piensan los demás, sabríamos que nadie es común y todos merecen una ovación de pie al menos una vez en la vida. Por no darse por vencida ante nada.

Ahora, practica el reconocimiento genuino, honesto y sincero con otros seres humanos. Sé amable, todos tenemos nuestras batallas y si de verdad, quieres ver cómo son las personas en realidad, lo único que debes hacer es mirar.

Compárteme por qué crees SER extraordinario 👇

97 lecturas

Sígueme e interactúa con mi contenido en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *